Los libros en formato electrónico tienen muchas ventajas, pero también un inconveniente fundamental que hoy siguen señalando muchos lectores: no se pueden tocar. Si analizamos el asunto desde una perspectiva más filosófica, podríamos decir que no existen