Se venden menos libros, se imprimen menos libros. Malo para los que editan y malo para los que imprimen, pensaría cualquiera. Pero quizás la conclusión no sea tan evidente… Estamos ante una de esas inesperadas paradojas con